Esta semana los presidentes de Taxpayers for Common Sense, National Wildlife Federation y National Association of Realtors, anunciaron que el Programa Nacional de Seguro contra Inundaciones (NFIP) está al borde de una crisis financiera y que deben realizarse las reformas necesarias para que las reclamaciones se puedan pagar, informó Florida Realtors.

Actualmente los desastres que superan la cifra de $1 billón ocurren entre cinco y diez veces al año, lo cual es excesivo para el limite tradicional de una o dos veces al año. Esto ha llevado al NFIP a una deuda de $23 mil millones de dólares.

“Dar al NFIP los cambios necesarios podrían reducir tanto la carga del programa en los contribuyentes, como la reducción del impacto económico de los desastres. La necesidad de reforma es grande, debemos trabajar juntos hacia una solución, estamos cambiando el debate”, dijeron los presidentes de estas instituciones.

Cambios como que el gobierno incentive la capacidad de recuperación, proporcione incentivos para que los asegurados construyan a mayor altura o que se trasladan a zonas más altas lejos de las costas y vías fluviales, son algunas de las propuestas de los presidentes de las instituciones involucradas. Sin embargo, la principal propuesta es motivar al sector privado para que proporcione a los consumidores opciones además del NFIP. Finalmente, proponen que con el tiempo el NFIP logre mejorar sus procesos y procedimientos de mapeo para eliminar los riesgos, lo que reduciría las tasas con el tiempo.

Fuente: Florida Realtors

No hay comentarios

Dejar respuesta