Una segunda casa en Cuba y puertas abierta para negociar, serían varias de las expectativa de una relación comercial entre cuba y Miami.

Durante el marco de la Cumbre Económica realizada por la Cámara de Comercio del Gran Miami donde se abordaron temas determinantes para el futuro de la economía del sur de la Florida, el tema de la posible negociación con Cuba, tuvo un gran espacio de exposición a cargo de algunos lideres conocedores de la reforma.  RealEstateHoy.com tuvo la oportunidad de dialogar con Carlos Saladrigas, presidente del Cuba Study Group y uno de los ponentes del tema durante el evento, y se indagó la potencial influencia de estas negociaciones en la industria de los bienes raíces y la construcción, de ser aprobadas las nuevas políticas propuestas por el gobierno de Estados Unidos.

¿Cual será el impacto de Cuba en la ciudad de Miami?

Depende con la rapidez con que Cuba implemente los cambios que vienen.  Los cambios que propuso el presidente requieren cierta correspondencia por parte de Cuba para hacerlos efectivos, y Cuba se encuentra en una situación en la que el poder que tiene el gobierno como partido único, se ve amenazado con la apertura económica.  Entonces, es cuestión de que ellos encuentren un balance.  Lo anterior, no sabemos  a que velocidad se va a mover, lo que sí sabemos, es que las expectativas del pueblo para los cambios, es cada vez mayor; las expectativas de las elites mas jóvenes para cambiar, son cada vez mayores, y todo esto en combinación trae presión a los lideres del gobierno cubano para acelerar los procesos de cambio.  Yo creo que de una u otra forma, esto va a tener un impacto enorme en la economía del sur de la Florida, ya lo esta teniendo, y va a ser en unos años un impulso económico muy fuerte para Miami. Y va a ser beneficioso, porque va a traer enormes oportunidades, no solo de comerciar con Cuba, sino de turistas que van a pasar por aquí, también la industria de los barcos recreacionales; en fin, van a haber muchos factores que van a jugar un papel muy importante en estimular la economía domestica de Miami y estimular las reformas económicas que están en Cuba, y al sector privado emergente que estamos viendo en Cuba.

¿Y en bienes raíces específicamente cúal sería el punto más clave?

Para mi va a ser uno de los sectores económicos de mayor empuje dentro de Cuba.  Primero por que hay un déficit de vivienda enorme en Cuba.  Se necesitan construir nuevas viviendas.

¿Irían desarrolladores de Miami para Cuba?

Habría que ver.  En Cuba curiosamente, está sustancialmente la construcción en manos del sector privado.  Ellos le llaman “brigadas de construcción”.  Naturalmente falta mucho para generar la eficacia y la eficiencia que todos buscaríamos acá, pero yo creo que la oportunidad es para los constructores de Miami de hacer sociedades con Cuba; venderles suministros, conocimiento… todo esto va a reforzar el emergente sector privado que esta ocurriendo dentro de Cuba.

¿Cómo veríamos la relación comercial entre Cuba y Miami en unos años?

Hay una infinidad de Cubanos que quisieran tener una segunda casa en Cuba, que eso aparenta que lo va a permitir el gobierno cubano este año, no sabemos, hay rumores; eso va a tener un impacto extraordinario en Cuba y aquí.  Son personas que viven en Miami y van poder ir allá con cierta frecuencia.  En cierta forma va a ser un factor unificador de las dos partes de ese pueblo cubano.  Hay algunos que vienen aquí, trabajan, y abren su negocio allá.  Se esta viendo prácticamente de todo.  Hay una normalización que el pueblo ya lleva rato caminando y los gobiernos que están detrás de los pueblos.  Ya existe un proceso andando.

Que mensaje usted le quisiera mandar a la comunidad Latinoamericana

Este es un momento para todos los pueblos de América de mostrar solidaridad con el pueblo cubano.  El pueblo cubano ha sido la victima de este proceso de confrontación de muchos años y ahora estamos viendo los cubanos una oportunidad de ver que las cosas se empiezan a despejar y se empiezan a dar oportunidades.  Yo creo que nuestros pueblos de Latinoamérica deben tener un compromiso con promover y facilitar el proceso democrático en Cuba, y con promover y defender el respeto a los derechos humanos en Cuba y por supuesto la solidaridad de ayudar a Cuba  a tener un despegue económico.  Va a ser un proceso duro y difícil para la sociedad cubana.

Por: Adriana Cerón –   contacto@realestatehoy.com

No hay comentarios

Dejar respuesta